Lunes, 25 de septiembre de 2017
  • Martes, 12 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

Un equipo de amigos en el ring

Ariel Cuello, entrenador, y Mario Cozzolino, dos de los estandartes que le ponen el pecho a la carrera de Cotón.

Sergio Faria - sfaria@losandes.com.ar

Está claro que la felicidad reina en el grupo, Mario Cozzolino evade la palabra manager: “Prefiero que digan el amigo, nosotros somos eso.

Todo lo que hago es por el amigo, no me simpatiza la palabra manager. Hacer esto es algo que elijo por mi amigo”, sostiene Cozzolino, el gran motor de que Cotón Reveco pelease en General Alvear. 

Algo que asienta su esposa, Daniela: “Ha ido y vuelto cientos de veces a Alvear para organizar la pelea. Es recíproco, porque cuando él (Mario) estuvo enfermo el que estuvo allí fue Cotón”, agregó. 

“En el peor momento de mi enfermedad estaba él (Reveco) y mi familia. Por eso si escucho a alguien decir algo malo de Cotón, se me sale la cadena. Pero sale y te dice: ‘No le des pelota a esas cosas Mario’. Eso tiene Reveco, no le da trascendencia a los murmullos y te convence. Tiene un aura gigante. Todo lo que él genera quizás no se da cuenta”, destacó Cozzolino. 

Ariel Cuello mira y agrega: “A mí me molesta que se hable mal de Juan Carlos Reveco, es que cualquiera se recibe de entrenador con él. ¡Lo que sabe y el tremendo boxeador que es, no te das una idea!” agregó  Cuello. 

Reveco interviene en la charla y desliza: “No hay que darles pelota, hay que trabajar y nada más”.

“Vez esas cosas tiene Reveco, es un grande y hace que todo se tranquilicen y estén unidos. Es un boxeador muy inteligente y se aprende mucho de él”, manifestó el DT. 

“Estoy tan contento de haberlo elegido a Ariel Cuello como entrenador. Me lo demostró ahora y es un gran entrenador, yo lo observaba hace tiempo. Es un persona segura, firme, no se pone nervioso cuando sube al ring y te transmite seguridad. Al igual que Pablo Stahringer, son tipos muy seguros”, los elogia Cotón. 

“El dice eso de mi, todos me hablaban de la chica que pasaba el cartel. ¡Te juro que nunca la vi, sólo le vi los pies porque subía por donde estábamos nosotros!”, manifestó Cuello. 

“Al único que escuchaba cuando me hablaba era a él y después al Negro (Jonathan Barros), que también estaba a los gritos. Me he acostumbrado a su voz en el gimnasio. Nos llevamos muy bien y es muy exigente en con el trabajo” agregó el malargüino. 

“Me llamó la atención la concentración de Ariel, se hablaba todo desde abajo y la seguridad arriba”, dice Cozzolino, quien sostiene que aún no se sabe cuando será la pelea frente al filipino, Donnie Nietes, actual campeón mundial de Federación Internacional de Boxeo (FIB). 

Es que está claro que para el entrenador fue su primera prueba de fuego con el N°1 del boxeo mendocino y no era un dato menor. 

“Es que mi trabajo era planificar la pelea y nada más. Acá lo que buscamos y todos estamos atrás del sueño del amigo, porque acá todos somos amigos y Reveco es la única figura en el equipo. Digo que no hay lugar para las vanidades en el grupo”, señaló el DT.

En cuanto al futuro inmediato, Cozzolino insistió que: “Por ahora hay que esperar  la respuesta de cuándo sería la pelea por el título mundial que la vamos a tener en esto días. Eso lo maneja todo el Negro (Osvaldo) Rivero”, aclaró.

Reveco no deja pasar la oportunidad para agradecer a todos lo que lo apoyaron en este momento de su vida: “Si bien todo es un esfuerzo, es mucho más fácil con el gran apoyo que tengo de Alejandra y de ellos, que además de ser el equipo son mis amigos”, expresó Cotón. 

La charla se extiende por un largo momento y Daniela y Alejandra, son el centro de elogios de los muchachos debido al aguante de manera constante. 

 

Subite a la bicicleta 

La frase. En el último rounds de la pelea entre Reveco y Nantapech, desde el rincón, el entrenador Cuello le gritó a su pupilo que no se prendiera en el golpe por golpe: “Subite a la bicicleta Cotón”. Los periodistas de TyC Sports tomaron la frase y replicaron: “¡Traigan la bicicleta de Curuchet que hay que ganar Reveco!. 

Agradecimientos “A toda la gente de General Alvear y al intendente, Walter Marcolini y Jerónimo Colla (director de Deportes) y al intendente de Malargüe, Jorge Vergara Martínez, también a Carlos Vázquez. Al doctor Pablo Pescetti y a Cleo, que nos han hecho el aguante en todo momento”, dijo el púgil.