• Martes, 12 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

Miden con un sensor solar la velocidad en calle de Godoy Cruz

Advierte cuando se supera los 40 km/h. Está frente al Espacio Verde, en una de las principales arterias.

Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

Los conductores probablemente ya los hayan visto en otras ciudades, pero aquí en Mendoza es una novedad. El pasado miércoles, la municipalidad de Godoy Cruz instaló en la calle Rivadavia, frente al espacio verde Luis Menotti Pescarmona un sensor de velocidad, acompañado de un cartel, como parte de las acciones que el municipio lleva adelante en lo que tiene que ver con la seguridad vial. 

“Me parece una iniciativa muy saludable, ayuda a prestar más atención cuando vas por la calle”, dijo un conductor detenido en el semáforo de Rivadavia y Perito Moreno. “Está muy bien que hayan puesto esos carteles, para mi sirven mucho”, dijo por su parte Aldana antes de que diera el verde en esa misma esquina. 

Lo cierto es que cualquiera que tiene tiempo de detenerse a observar la actitud de los automovilistas puede notar que el sensor y su cartel surten efecto ya que muchos de los automovilistas disminuyen su velocidad al notar que superan la máxima indicada, que es de 40 km/h. 

 

 

El sensor

El aparato fue desarrollado por el personal de la Dirección del Sistemas del municipio comandado por Tadeo García Zalazar en colaboración con SEGA electrónica, una empresa mendocina que opera en calle Rodriguez Peña, que colabora desinteresadamente en el proyecto. 

El equipo, que tiene un costo aproximado de 35 mil pesos cada uno, tiene como función medir la velocidad vehicular, advertir al conductor sobre la máxima permitida y contabilizar la cantidad de vehículos que circulan y a qué velocidad. El sistema, además,  funciona con energía solar y está ubicado sobre calle Rivadavia, a mano izquierda, frente al espacio verde. 

Se colocó allí porque es una de las principales vía de circulación este-oeste de ingreso al centro departamental. Recordemos que se encuentra a tan solo unos metros de la plaza de la comuna y del edificio municipal.  

Este sensor solar a través de un software arroja estadísticas como promedio de flujo vehicular, y promedio de velocidad por horario, graficando estos datos. Esta información que brinda el sensor es de vital importancia para el área de tránsito ya que mediante esos datos exactos  pueden desarrollar  actividades de prevención y mantenimiento de la infraestructura vial como indicadores o reductores de velocidad.

“El sensor funciona 24 horas alimentado 100% con energía solar y a la noche con batería que carga durante el día. Permite tener una estadística de todos los vehículos y velocidades que pasan por esta calle, también en hora pico”, añade el ingeniero Diego Rivera, director de Sistemas de Godoy Cruz. 

Vale decir que por ahora el sensor es simplemente informativo, ya que es utilizado como método de prevención y tiene una variante, que es sin el panel de información de velocidad pero que igualmente registra toda la actividad que luego será trasladada a planillas de estadística.

 

 

Comuna tecnológica

Desde el municipio están evaluando implementar estos sensores en otros diez puntos del departamento. La fabricación y colocación de cada uno de ellos, si el material importado llega con celeridad, es solamente de 1 semana. 

En principio, estarían ubicados en otros ingresos a Godoy Cruz y también en av. San Martín Sur, con una pantalla Led más grande que la actual, para mejorar la visibilidad. “Queremos saber cuántos autos entran y salen del departamento”, explicó el funcionario agregando que la Universidad Nacional de Cuyo también utilizó uno de estos dispositivos en su entrada al campus.

La dirección de Sistemas de este municipio es la que también elaboró las alarmas comunitarias que se utilizan en diferentes barrios de este departamento y que a su vez han sido solicitadas desde Malargüe y la provincia de Santa Fe. 

En esta dirección, también han fabricado torres de servicios que cargan celulares, prototipos de botones de pánico y semáforos que miden las radiaciones ultravioletas en escuelas de verano y en la estación Benegas.