• Jueves, 14 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

En San Martín obligan a levantar heces de las mascotas

La comuna podrá multar al que no recoja los excrementos de su perro o gato en la vía pública. La norma prevé que una foto o video aportados por un vecino sirvan de prueba. Perros callejeros, otro problema.

Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

San Martín aprobó una ordenanza que le permitirá en el corto plazo, multar al dueño del perro que no recoja los excrementos que su animal deje en la vía pública, una costumbre tan habitual como desagradable, a la que el municipio espera ponerle coto. La norma prevé además, que una fotografía o un video aportado por quien se sienta perjudicado, pueda servir como prueba contra el infractor.

"Dejar olvidadas las heces del perro en medio de la vereda es una práctica muy frecuente que habla de cómo somos y de lo mucho que tenemos que mejorar como sociedad", opina Mauricio Petri, el concejal radical que armó el proyecto y que fue aprobado esta semana por todo el cuerpo: "Sin embargo, el hecho de que sea algo habitual no quita que se trate de una falta de respeto a la convivencia y es que la caca de perro en la vía pública, no solo provoca accidentes desagradables, sino que contamina y hasta constituye un riesgo para la salud". 

Por eso y siguiendo los pasos de otros municipios como Capital o Godoy Cruz, la comuna de San Martín decidió regular este tipo de costumbre y si es necesario sancionar a quien saque a pasear al perro sin llevar encima una bolsita para recoger las heces del animal y dejarlas en un cesto de basura. La ordenanza tiene un agregado, y dice que quien se vea perjudicado por este tipo de actitud podrá aportar al municipio, una foto o video del infractor, que será utilizado como prueba.

"Creo que es una buena idea, pero además de multar es necesario educar a la gente, con cartelería o con campañas que por ahora no se ven. Una sale a pasar por una plaza y no hay carteles que pidan recoger la basura de los perros. Supongo que hay que empezar por allí", dice Irma, vecina de la ciudad.

A este respecto, el Concejo entiende necesaria encarar una campaña de concientización que hoy no existe: "Durante mucho tiempo lo hemos visto como algo natural, pero la verdad es que si uno lo piensa un poco es necesario un cambio de actitud y que los dueños se hagan responsables por sus perros, incluso en estos temas. Hay que sumar cartelería, información y apuntar a que no sea necesario llegar a las sanciones", dicen desde el Concejo.

La ordenanza, efectivamente prevé multas de 150 unidades tributarias (actualmente unos $300 en San Martín) para quien ensucie la vía pública con las heces de sus perros y no las recoja; pero además, establece que una fotografía que grafique esa situación puede servir como prueba.

"Es muy difícil para la comuna sancionar este tipo de infracciones y por eso, los mismos vecinos que se sientan perjudicados podrán aportar fotos o videos a través de un correo electrónico", explica Petri.

A esa cuenta de correo, que la comuna dará a conocer oportunamente, se podrá enviar el material gráfico, acompañada de los datos propios, los del infractor y una descripción de la situación ocurrida.

"Previo a eso hay que trabajar en la prevención y por eso, también pedimos que se coloque más cartelería que la que ya existe, referida a las heces de los perros y los problemas que esto ocasiona", agregó el concejal y aclaró que quedan excluidos de esta ordenanza aquellos que utilizan un perro como lazarillo.

En general, los vecinos consultados por Los Andes parecen coincidir con la idea aunque algunos subrayan que se hace necesario aumentar la cantidad de cestos de basura en la vía pública: "Hay muchos en la ciudad que están rotos y también faltan en las plazas", dice Silvia; también están los que piden ver qué se hace con los perros callejeros: "Muchas veces, el problema no son los perros que pasean con sus dueños, sino los perros abandonados, los que andan por la vida sin dueño. Habría que ver también cómo se soluciona ese problema", opina  Marcos, vecino de la ciudad.