• Miércoles, 13 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

Sigue presa la acusada de atropellar al rugbier en San Rafael

La fiscal le negó la prisión domiciliaria y dice que tiene elementos para solicitar la preventiva. Restan pruebas y harán una reconstrucción en el lugar.

Carlos Simón - csimon@losandes.com.ar

La fiscal Andrea Rossi, que investiga la muerte del rugbier Genaro Fortunato (25), ocurrida el sábado en la madrugada en San Rafael, dijo que le negó el beneficio de prisión domiciliaria a Julieta Silva (29) y que ya está en la cárcel local.

La magistrada afirmó tener suficientes elementos probatorios para procesarla y pedir su prisión preventiva por el delito que la ha imputado que es homicidio agravado por el vínculo y por alevosía en concurso ideal. 

"Tengo diez días para resolver su situación", aseguró la magistrada y también aclaró que la defensora oficial de Silva, Florencia Garciarena, podrá entonces nuevamente solicitar la prisión domiciliaria al juez de la causa que es Pablo Peñasco, quien decidirá si la otorga o no.

La fiscal en conferencia de prensa dio algunos detalles de lo sucedido aunque el relato no fue muy distinto de lo que ha trascendido por las redes sociales y algunos medios desde el fin de semana.

"Se están analizando las pruebas forenses", admitió y agregó que en los próximos días pedirá una reconstrucción del hecho.

"El chico habría intentado detenerla o es lo que tenemos que definir. El chico se cae, en virtud de esto de tratar de detenerla no se sube al capó; eso no existió, eso descartémoslo definitivamente", enfatizó la magistrada.  

"Ahí él se cae producto de querer correr o querer pararla, se cae en el carril contrario, ella sigue aproximadamente 150 metros, gira en "U" y vuelve por el carril correspondiente en dirección a la ruta. En ese ínterin que ella vuelve, el chico estaba en el piso reponiéndose y es cuando lo atropella".

 

 

Cámara de seguridad

"Hay una cámara de seguridad de la empresa Sabot que podría contener detalles sobre lo sucedido y está el testimonio de un cuidacoches. 

"Ella sostuvo en su declaración que no lo vio a Genero y que regresó para entregarle el celular", que había retenido tras salir del local bailable donde se habría producido la primera discusión (esto todavía está en etapa probatoria), sostuvo la fiscal.

También explicó que todavía no se tiene acreditado que haya existido una pelea o discusión en el bar y que espera más testigos. 

El hecho ocurrió pasadas las 5 a la salida del bar La Mona, ubicado en calle Hipólito Yrigoyen y El Chañaral de Las Paredes, cuando Genaro Fortunato y Julieta Silva acudieron a una fiesta.

Según algunos relatos de testigos, ambos salieron y discutieron.

Silva subió a su Fiat Idea y fue entonces cuando arrancó imprevistamente produciendo la caída de Genaro, quien habría permanecido en la calzada en la mano por la que regresaría Silva tras volver sobre sus pasos. En ese momento fue cuando fue arrollado por la conductora que afirma no haberlo visto. 

El cuidacoches, según trascendió, le habría hecho señas a Julieta para que detuviera la marcha, lo que hizo inmediatamente para luego bajar del auto.