• Jueves, 14 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

Caso Maldonado: la investigación se centra sobre los gendarmes

Ayer continuaron las declaraciones testimoniales de cuatro agentes. Todavía no comparece el efectivo que admitió haber herido a un manifestante el 1 de agosto.

Horacio Serafini - corresponsalía Buenos Aires

El juez federal de Esquel, Guido Otranto, tomó ayer declaración testimonial a cuatro gendarmes que el 1 de agosto ingresaron a las tierras de la comunidad mapuche Pu Lof, pero ninguno de ellos dijo haber visto si algún otro integrante de la fuerza de seguridad arrojó un piedrazo contra alguno de los que habían protestado con un corte sobre la vecina ruta 40 cuando se vio por última vez a Santiago Maldonado, de cuya desaparición se cumplen hoy 44 días.

El abogado de la Gendarmería Nacional, Gustavo Dalzone, dijo luego a periodistas en las afueras del juzgado federal de Esquel que ninguno de los cuatro gendarmes que declararon ayer “aportó información relevante” para la investigación y aclaró que aún no fue citado a declarar el gendarme Neri Robledo, quien habría declarado haber herido a uno de los manifestantes con un piedrazo, según una investigación interna sobre la fuerza que el Ministerio de Seguridad entregó el fin de semana al juez Otranto.

Para la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ese comportamiento del gendarme Robledo “está absolutamente fuera de reglamento y tendrá sus consecuencias”, pero pidió “no estigmatizarlo”, al tiempo que aprovechó ese dato para sostener que la hipótesis sobre la presunta desaparición forzada de Maldonado “comenzó a debilitarse”. “Una cosa es que la Gendarmería esté en un plan de desaparición forzosa y otra es que un gendarme haya cometido una acción que va en contra de las normas. Hizo algo que está mal, pero no sabemos si eso tuvo consecuencias”, dijo en una entrevista con el diario La Nación.

Los gendarmes que dijeron no haber visto si su colega Robledo o algún otro arrojó un piedrazo contra alguno de los manifestantes. Son Hugo Díaz, Daniel Gómez, Orlando Yucra y Juan Prieto y lo hicieron como parte de los testimonios que, a más de cinco semanas de los hechos, el juez Otranto tomará también a otros 16, todos integrantes de los escuadrones de esa fuerza con sedes en Esquel, El Bolsón y San Martín. De los cuatro, Gómez fue el que más cerca estuvo del desalojo y relató que ese día manifestantes “encapuchados” cruzaron el río Chubut, trascendió de fuentes judiciales.

 

Patricia Bullrich: “Una cosa es que la Gendarmería esté en un plan de desaparición forzosa y otra es que un gendarme haya cometido una acción en contra de las normas”.

 

Mientras continuaron las tareas de rastrillaje en el río Chubut a cargo de personal de la Policía Federal y la Prefectura Naval, que deben examinar un total de 800 kilómetros del cauce, en la puerta del juzgado de Esquel, el secretario de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas del Ministerio de Seguridad, Gonzalo Cané, dijo que los testimonios se extenderán hasta el lunes próximo y aclaró que por el momento no hay indagatorias, pero que “cualquier declaración testimonial se puede convertir en indagatoria, si el juez o la fiscal (Silvina Ávila) consideran que los dichos pueden ser incriminatarios para la persona que está bajo juramento”. 

Además, Cané eludió pronunciarse sobre la hipótesis de la posible desaparición forzada del joven artesano de 28 años: “No tenemos hipótesis;  nos dedicamos a investigar absolutamente todo lo que va surgiendo en la causa y lo que nos pide el juez”. Sobre el piedrazo que habría arrojado el gendarme Robledo, dijo que “si impactó sobre la cabeza de Santiago Maldonado, no sabemos lo que puede haber pasado”, y si bien dijo que no descarta hipótesis alguna, abonó la que podría desembocar en un acusación de homicidio culposo: “No descarto que pueda ser un gendarme en particular y que un grupo reducido de gendarmes haya tomado decisiones incorrectas”.

El reclamo por la aparición de Maldonado se coló ayer en la Cámara de Diputados durante el homenaje a las víctimas de la “Noche de los Lápices”, que legisladores de la oposición rindieron en el marco de una sesión especial. El jefe de bloque del Frente para la Victoria-PJ, Héctor Recalde, sostuvo que el pedido por la aparición con vida “no es un problema partidario” y reiteró su reclamo para que la ministra de Seguridad concurra a la Cámara baja.

“Tenemos que ser auxiliares de la Justicia y del Poder Ejecutivo. Hay una serie de pruebas que se pudieron haber hecho y no se hicieron. Lo que queremos es hacer justicia. Sería importante cumplir un principio republicano que es la rendición de cuentas por parte de funcionarios. Y para eso tiene que venir Patricia Bullrich a responder nuestras preguntas e inquietudes”, insistió.

También se pronunciaron en el mismo sentido las diputadas: Lucila de Ponti (bloque Peronismo para la Victoria: Movimiento Evita), Soledad Sosa (Frente de Izquierda) y Cecilia Moreau (Frente Renovador). La primera reclamó al “Estado argentino que se haga cargo y dé respuesta a una desaparición forzada. Santiago se decidió a participar y hubo un Estado que decidió dejar de cuidarlo para secuestrarlo y desaparecerlo”.